sábado, 29 de octubre de 2011

Menos un pájaro

La tarde se toma su tiempo
vos te tomás un té.
Todo está en orden,
menos un pájaro.
Que después de volarte alrededor
queda suspendido delante tuyo,
desconcertado,
ahora que sabe que también existe otro cielo.

Dominó

Miro una , se cae
al ratito se cae la de al lado
y la de al lado
y la de al lado.
Después veo que se cae
una de mucho más alla,
de cerca de tu casa.
Entonces ahí sé
que vos también
estás igual que yo,
mirando el cielo
y que la tristeza es contagiosa
y es la mayor causa de muerte de las estrellas.


Derechas humanas


“Soy una mujer que entre otras cosas
exhibe, ostenta una historia indecorosa”
 (Liliana Felipe- Mujer inconveniente-)


De tanto usar psicología inversa
me quedé del otro lado y lo reafirmo
no es posible ser mujer
sin caer desde un abismo.
No pido perdón por ser
 pájaro en pleno temporal
la falta de ortografía en el tratado de paz
la costilla de mamá
la comunista de papá
las ganas de una mujer dudosa
la duda de la misma mujer, casada
el producto fallado del mentor
la piedrita en el zapato del corredor
los cinco que faltan para el peso
la lactosa para el que tiene intolerancia al queso.
Lo que se puede, te lo entrego
lo que se debe, te lo debo
lo que se mira y no se toca
mejor que esté bien lejos
y a salvo de mi boca.
Soy incendiaria
y tengo vicios
no te convengo
por eso no figuro en ningún aviso.
Si te quiero un poco
te quiero mucho
y si te vas muy lejos
matando sombras
se me gastan los cartuchos.
Si existe una línea
que divide el amor de la moral
pobre moral, pierde por goleada
cuando el amor la hace temblar.
Amoral es no jugarse al laberinto
definir lo intraducible
rechazar el instinto.
Valga la redundancia
en decir
que soy mujer y exagerada
que soy mujer y enamorada
de las mujeres que con pasión
no se rinden ni abrazando una granada.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Usted puede ser víctima de una falsificación de software





Hablo con mi tío. 
Me dice que él, en la oficina, tiene una computadora
que tiene un teclado, que no tiene eñe.
 Pero que él lo tiene  configurado
como si la tuviera.
Y me dice:" la eñe no la ves, pero si la apretás, aparece en el monitor"
A lo que yo le digo: " ah, lo que en la iglesia llaman fe"
A lo que él responde: "Sí, pero Bill Gates existe"


Imagen: Montt  (www.dosisdiarias.com)

Piedra libre



Me escondo tan bien
que ni yo me encuentro.

Monoambiente

Te construí
una casa en el árbol.
Le puse canteros
con las flores
que más te gustaban.
La llene de especias de colores,
de peces raros,
de caracoles
en forma de constelaciones.
Le dibuje una vista panorámica
de la ciudad.
La construí
como si fuera un fuerte
                        una trinchera
                        un vientre seguro.
Te construí
una casita en el árbol
pero cuando la terminé
ya te habías olvidado
cómo trepar.

domingo, 24 de julio de 2011

Piromanías


Y existen también
quienes habiendo echado luz sobre sus miedos
en un incendio,
prefieren luego
el cómodo calorcito de una estufa halógena.
Aunque en el fondo todos sepamos
que lo halógeno es radioactivo
y que a la larga
trae consecuencias inevitables,
el incendio es temeroso
por lo inmediato:
consume, mata,
y ya nada existe en la forma en que lo conocíamos.
Son esos mismos que prefieren
volver a guardar los miedos en el cajón
sin considerar que es como tratar de mantener
un resorte contenido en una caja.
Pero el tiempo se encarga de evidenciar
lo inevitable de las cosas,
y aunque más tarde que temprano
la cinta transportadora automática y tibia
que eligieron para su vida
tiene alguna falla
y se encuentran estancados,
mirando el humo de la chimenea
de la casa del vecino,
y quizás recién ahí
entienden por fin
que la única manera de salvarse de un incendio
es convirtiéndose en fuego.

Sh

Algunos árboles y yo
todavía no nos enteramos
que llego el otoño.
Tampoco nos enteramos
que hay que tomar un l-casei defensis
todas las  mañanas , para sobrevivir.
Que amar es un verbo
que se condiciona con género y número.
Que hay palabras que son malas.
Que falta de respeto es  decirle  hijo de puta
a un tipo que mata a otros tipos.
Que no se puede tomar mate con cualquiera
porque hay gripe
         gripe a
                     gripe aviar
                        y mucho ántrax dando vuelta.
Que Galileo pasó de moda
y ahora el planeta no gira alrededor del sol,
sino de un billete.
Que dios
con los impuestos que pagamos
por los pecados cometidos,
 se compró una quinta residencial
en el Vaticano.
Que para tirarse de un precipicio
se necesitan cantidad de sogas
 y cinturones de seguridad.
Que a las relaciones
se sale con chaleco anti-balas,
Que no se saluda al chofer
cuando se sube al colectivo.
Que a la gente, mientras más lejos, mejor.
Shhh
que algunos árboles y yo
todavía no nos civilizamos.

Condimento


El cuerpo guarda en un frasquito en algún lado
la felicidad que me diste los días pasados
para sobrellevar un domingo como este.
Lo destapo como si fuera un frasco de canela
lo giro con cuidado
lo miro
lo vuelco sobre la palma de la mano
lo contemplo largo rato
lo vuelvo a guardar
y lo cierro con nostalgia
pensando que ya fue suficiente.
Pero el tiempo es injusto.
No pasa media hora sin que quiera condimentar
cualquier cosa que haga
con los ecos de ese amor.

Fuera de servicio

“Los sentimientos no se manejan, lo que se maneja es un auto”
(Lic. Martín Perez Slane)


Ojalá el amor fuera un fitito
de esos fáciles de manejar
en donde no entren más
que dos personas
con una carga tolerable de equipaje.
Un fitito chiquito
de esos que se estacionan
en cualquier lado,
y que, aunque despacio,
siempre te llevan a donde tenés que ir.
Que aunque de vez en cuando
recaliente el motor
sabés que si le dejás un rato el capot levantado
para que enfríe,
la cosa vuelve a andar.
Un auténtico fitito
que casi ni se necesite registro para manejar.
 Un fitito
un transporte funcional.
Pero no,
el amor termina siendo un 60
que siempre viene lleno
y que te hace llegar tarde a todos lados.
El amor es un 60 al que te subís
y nunca hay espacio para sentarse
Y cuando vas así de incómodo
presionado entre dos o tres
ves pasar por al lado  un 60 vacío
que venía justo atrás.
o lo que es peor
ves pasar un fitito
con dos adentro que van fenómenos riéndose
con las ventanillas bajas
y todo el viento en la cara.
Mientras vos, enamorada
en pleno viaje
empezás a escuchar un ruido rarísimo
y se para el colectivo
te deja a mitad de camino,
y el chofer grita “ No va más”

Chino básico

A estas horas
y volando tan alto
ya deberías saber que:
No entiendo los pasacalles
que dicen “te queremos”
entre comillas.
Nunca sé distinguir
cuál es la canilla de agua fría
y cuál la de agua caliente
 No se dónde se esconden los cometas
que pasan una vez cada 300 millones de años.
Que no entiendo
la frase “fuma como un escuerzo”
ni la gente que dice
“tirando para no aflojar”
No entiendo
los pentagramas,
la equivalencia de los grados Fahrenheit,
los manuales de instrucciones,
los que escriben de tú,
ni cómo es posible susurrar en alemán,
Pero a estas horas ,
y volando tan alto,
sobretodo ya deberías  saber
que lo que menos entiendo
es a mí.

jueves, 30 de junio de 2011

Conspiración


Los libros de economía mienten.
La ley de oferta nunca se equilibra naturalmente
con la ley de demanda.
Los resortes mienten.
Las cosas que se estiran,
nunca vuelven al mismo lugar.
Los coladores mienten.
No se puede escurrir tanto  agua.
Los imanes mienten.
A veces el magnetismo
es unilateral.
El diccionario miente.
La palabra siempre
y la palabra eterno
no existen.
Los guardapolvos mienten.
No hay delantal que  cubra
del polvo de los escombros.
 Los políticos mienten,
pero eso ya es una redundancia.
Las pavas silbadoras
las margaritas
 las vidrieras
las puertas automáticas
la primera fila del cine
vos
los locos
y los chicos
también mienten.
 Y miento yo,
con este poema
cuando trato de alejar la tristeza
al menos por un rato,
como si ella no existiera
independientemente
de mis  ganas de que esté

lunes, 20 de junio de 2011

Pico de glucosa.

“El pentágono debería usar hormonas femeninas en una guerra química”
(Woody Allen)

Así,
 inestables, viscerales,
inmediatas, bipolares,
desmedidas, desmesuradas

Así,
inabarcables, demandantes,
crudas, calóricas,
instintivas, mentoladas,
instantáneas   ,excéntricas.
Así,
al borde de un ataque de nervios,
jodidamente hermosas.
Y entonces, así,
la guerra no sería más
que una película de Almodóvar,
en donde la mujer vestida de rojo
no para nunca de llorar.

Pintura : Fernanda Rege (http://mfrege.blogspot.com)

Así de rico


Los alcauciles y vos
aparecieron en mi vida
 en el mismo momento.
Ahí supe
que para todo eso
existía una misma manera.
Que en el amor
también había  que arrancar las capas
hasta llegarte al corazón.

Carga horaria


Una arañita elige pasearse
por el Preámbulo a las instrucciones
para darle cuerda a un reloj.
La araña sabe.
Se para en palabras como
infierno, obsesión, obligación,
joyería, serviciotelefónico,
calabozodeaire.
Al cabo de un rato
se la ve en pleno episodio suicida,
tirándose desde la punta de las doce,
a vaya saber dónde.

Cuadro: Salvador Dalí

La involución de las especies


Colonización
imperialismo
esclavitud
bush
invasiones
holywood
90-60-90
tinelli
dictaduras
atentados
armas nucleares
inquisición
vaticano
susanagimeneztieneunarevista
etc.
etc.
etc.

Si Darwin viviera,
tendría que cambiar toda su teoría.
Por respeto a los monos, claro.



Hubo un jazmín de estación que duro años.

                                                                                       A la Negri y sus dones del cielo.


Paso por la vereda de enfrente de un vivero. Desde ahí leo el cartel: “ se venden jazmines”
Ilusionada con la idea cruzo la calle corriendo, con el semáforo en mi contra y algunos automovilistas también.
Le hago caso a la puerta que dice “ empuje” y empujo
Entro al lugar con la felicidad de un chico al que le llenan las dos manos juntas de caramelos, con la felicidad de una máquina de escribir que lo ve a Cortázar acercándose, con la felicidad de una pelusa que la escoba no vio y queda escondida justo en la esquinita abajo  de la puerta.
-¿Dónde están? Le digo a la vendedora. Sin darle tiempo a que pregunte algo me acelero y con la única cara de esperanza que tengo le digo : -Los jazmines…¿Dónde están?
Y antes de tener que seguir con las explicaciones, ella entiende todo como caída del cielo, como quien sabe de vidas pasadas, como quien lee las manos y sabe qué Jazmín era el que estaba dibujado en las líneas de mis palmas.
Me mira los ojos que están tan abiertos y mojados como los aspersores de una cancha de golf un sábado a las siete de la tarde. Y sin decir nada, señala un rincón, un rinconcito.
Y la veo ahí, entre un Sauce llorón y un Paraíso.
Ahí, como si esperara exactamente ese segundo exacto en el que un cometa pasa por la tierra.  Toda la luz del lugar se hace un bollito sobre ella , tan planta .Todo sol la elige, la prefiere, la precisa.
Toda luz y todo bollito la necesitan para existir.
Ella extiende sus ramitas como buscando el sol y hace lo que hacen todos los jazmines: trepa trepa trepa y se pega a la piel
Lo único que puedo hacer es mirarla, dejarme desarmar por ella.
¿Qué otra cosa puede hacer la arena con el mar?
La miro todo lo que puedo y cuando algún tipo de comunicación de clorofila queda establecida entre nosotras, me voy.
Antes de irme miro a la vendedora que me sonríe sabiendo lo que voy a hacer.
Al salir doy vuelta el cartel.
Los jazmines ya no se venden.

sábado, 18 de junio de 2011

Me quedé sin panal y sin abejas.


Justo hoy,
dos abejas vinieron a suicidarse
en mi botella de limonada
Y otra vez yo, obnubilada,
veía como se desperdiciaban
dos aguijones, dos pares de alas
y algunos kilos de miel.
Espectadores presentes se habrán indignado,
¿ cómo dejar echar a perder  toda esa  limonada?
Y los espectadores ausentes,
quizás con la lógica que yo no tengo,
me hubiesen juzgado.
Confieso: mi mano no pudo hacer nada
para alejarlas de su muerte,
o de la de mi botella.
Cómo enojarme
con la cantidad de veces
que yo me caí de la cornisa
buscando ese más allá.
Tal vez este mundo es eso,
una gran botella y todos somos abejas,
y esa botella está dentro de una gran botella
y de abejas más grandes.
Como toda una filosofía
de mamushkas de botellas y de mundos.
Lástima que las mamushkas sean rusas
Y yo nunca me llevé muy bien con el frío.

Mal menor


"Eres un pesimista, ves siempre el vaso medio vacio!
-No, lo veo medio lleno pero de veneno."
Woody Allen


Es verdad,
podría ser peor.
Podría largarse a llover
y yo con mi adicción a cuestas
de pisar baldosas flojas
O podría justo estar en esa, nuestra esquina
y que pase un auto con una canción de Maná
de esas en las que siempre está gris y llueve.
Podría ser peor,
podría ganar Macri
las elecciones de este año
y que hasta arancele salir a dar la vuelta al perro.
Podría ser peor
y tomarme el 19 en vez del 314
y terminar en el cementerio de Olivos,
y llegar tarde al trabajo
ese día
en el que el jefe está en esos días
Podría ser peor
y hervirse el agua para el mate
ser lunes a las siete de la mañana
ser uno de esos tipos que trabajan
disfrazándose de empanada
en pleno verano.
O podría ser mejor
y parar con todas mis teorías conspirativas
Dejar de buscarle la quinta pata al gato
el sexto pelo al huevo
el séptimo sentido a la película de Bruce Willis
la octava maravilla al mundo
Dejar de buscar tanto  siempre
lo que no encuentro.
Eso , o rencarnar en potus
y todo podría ser mejor




Imagen: Tute

Catalepsia.


 “Sentenciándome a morir de la forma menos original. De amor.”
          (Fabi Posse)


Fuiste mi verdugo,
me sacaste pellejito por pellejito,
me cuestionaste la sangre,
hiciste que todas las sillas
fueran eléctricas,
te metiste con mi karma
lo hiciste retroceder varios casilleros,
me convertiste en fakir
de las agujas de tus miedos,
mudaste mis certezas
a los castillos que construiste en el aire,
me rezabas oraciones en idiomas inentendibles,
me decías amén en ruso
Fuiste mi sicario
mi kamikaze
mi homicida
    tanto como yo lo fui de vos

Nos gastamos,
con minuciosidad de forense.
Lo nuestro no era piel,
más bien,
era andar en carne viva

Yo, el tipo




Pero ahora viene la parte de la película en la que matan al tipo.
Aunque la película no haya sido más que un monólogo en blanco y negro.
Aunque estuviera filmada en un lenguaje que de antemano sabíamos muerto.
Aunque la historia ni siquiera haya existido, al tipo lo matan igual.
Por irrelevante, por tonto, por actor de reparto, por descarte,  por tercero, por azar, por multiple choice, porque a alguien hay que matar, porque de algo hay que morir.
Por saber demasiado, por haber visto la joya, por falto de moral,  por utópico, porque al tipo le crecen las canas y arruina la historia, porque vió el momento justo en donde asesinaban  a la infelicidad.
Porque el numero tres siempre está demás, porque los números impares no le gustan a nadie.
Al tipo lo matan  y vos que tenés experiencia cineasta predijiste el final antes de  que empiece :
Al final al tipo lo matan y vas a ver que después de un tiempo ni siquiera figura en los títulos y nadie se da cuenta.
Y quizás también los diarios te avisaron,  pero de qué sirven los anuncios pedagógicos cuando tenés tantas ganas de ver la película y la luz  te da justo en los ojos, te  encandila y no  podés ni  leer los subtítulos.
Y aunque nunca terminaste de entender ninguna escena  te da tristeza igual, porque te gustan los dramas,  y cuando lo matan te das cuenta de que después de todo, te habías encariñado y te había gustado ser el tipo por un rato.






Polución moderna

Ni las pilas
ni los chicles
ni las bolsas de supermercados.
El mayor problema de contaminación actual
es la  cosificación de la humanidad
Con los envases no alcanzaba,
y con los pañuelos tampoco
La tendencia marca ahora
tratar a los seres humanos
de manera descartable.
Lo mismo que con el diario de ayer,
se deja a las personas olvidadas
en un banco de plaza,
o en el andén de la estación.
Algunos que todavía creemos
en el significado de la palabra incondicional
iniciamos un movimiento
para frenar
el desprendimiento indiscriminado
de personas.
Se trata seriamente de entender
que para muchos de nosotros
las relaciones no son biodegradables.

Osteopatía



Quiero vivir en tus huesos
quiero habitar tus huesos.
Quiero transmitir desde tu radio,
cenar en tus omóplatos
levantar camping en tu carpo,
hacer una fogata en tu húmero,
evita (r) tu peron (é)
decapitar tu cabeza de fémur,
derretir tu cúbito,
minimizarme en tu maxilar,
remendarme en tu rótula,
calentar tu tibia
martillar mis noches en tu clavícula,
nacer de tu costilla,
positivizar tu esternón.
Quiero vivir en tus huesos
y habitar tus recovecos uno a uno
Porque quiero ser tu caníbal
correrte la piel,
rasparte todo el resto de cascaritas
y desmenuzar toda tu carne.

Asignación familiar

Papá dice
que la tradición no se cuestiona,
que no nena,
que no podés cambiar el mundo.
Yo muevo la cabeza
y lo miro resignada.
El tío me pregunta
si gano algún billete
con eso de escribir.
Yo me doy vuelta los bolsillos
liberando algunas pelusas.
Mi hermano dice
que siempre quiero tener razón.
Y yo, claro,  no le doy la razón.
Mi otro hermano
no se qué dice,
nunca dice nada.
Mi sobrina dice
que tiene una tía loca.
Y yo afirmo.
Mi primo me pregunta
si tengo la Playstation 2.
Y yo niego
Mi prima me dice
que se hizo señorita a los doce.
Y yo pienso que serán
todas las hormonas
que vienen en la leche.
Mi tía
me dice que tengo que ser más femenina
regalándome una remera rosa
con el dibujo de un pavo real.
Y yo la cambio a los dos días
por una chomba azul.
Después de una jornada familiar,
me compadezco de la difícil tarea de los pastores,
porque, al menos, a las ovejas negras
en la oscuridad no se las puede esquilar.

Braile

Me subiste al paraíso.
Me paraste en una rampa mecánica y yo ni siquiera con pasamanos cerca.
Todo era subida, túnel con luz al final del camino.
Me agarraste la mano, me  dibujaste colores y líneas nuevas.
Prometiste hacerme un mapa de las constelaciones de tu cielo, con marcador indeleble.
Me escribiste un poema chiquitito en la solapa de la camisa, mientras me plantabas una flor en el ojal.
Yo no conocía los barcos, los faros de noche, los viajes en el lomo de un delfín, la aleta peligrosa del tiburón.
Yo no entendía los finales abiertos, ni que cuando la película empieza con el velero yendo  viento en contra, siempre termina dado vuelta.
Calzaste en el hueco justo de mi adicción, eras pedacito tan idealizado.
Vos, una luna,  y todo el resto no era más que un resto.
Eras taxi libre que me llevaba siempre a casa, porque hacías que todas las casas fueran casa.
Me prohibiste las ropas, los vendajes, las curitas, la toxicidad del orden.
Me hiciste dragón devorando la ciudad de tu cuerpo.
Me subiste a tu montura, galopaste furiosa y yo apenas agarrada de una rienda.
Me subiste al paraíso.
Me dijiste “ el último apaga la luz”
Mentiste amor, y me dejaste a oscuras.

Clase de japonés.


Thomson habla
de la composición del té.
En el aula de enfrente,
Alicia dice de no caer en lugares comunes,
no caer en lugares comunes,
no caer.
Si sensei,
core wa cokuban desu
hai sensei, wakarimasu.
Y pensar que Cerati está en un hospital,
y Menem jugando al golf.
Me pongo en automático,
participo en una conversación
sobre el crecimiento del bambú.
Pienso en que dirías vos
de mi clase de japonés,
pienso en que ya no te voy a poder mostrar
este poema, ni ningún otro.
Pienso en vos.
Seguro la panadería
ya va a estar cerrada
cuando yo llegue.
Sí sensei, sí, perdón.
Ahora  Nishihama  dice que en japonés
amor se dice –ai-.
No hay caso,
en cualquier parte del mundo
estamos jodidos,
en japonés también
amor se dice ai.